La lamentable imagen del perrito sin hogar abandonado que no podía levantarse dejó llorando a quienes lo rodeaban al presenciar esta desgarradora escena

Era solo otro día en la tienda de alimentos veterinarios, cuando uno de los clientes nos alertó de algo inusual afuera. Un cachorro se quedó llorando e incapaz de pararse o caminar. No teníamos idea de lo que le había pasado antes, pero estaba claro que algo andaba mal y teníamos que ayudarlo.

Inmediatamente trajimos al cachorro adentro y lo revisamos. Tenía mucho dolor y pudimos ver que estaba muy asustado. Intentamos calmarlo, pero estaba claro que necesitaba más ayuda de la que podíamos brindarle. Así que decidimos llevarlo al veterinario para un examen más detenido.

En el veterinario, nos alegró saber que no tenía ningún hueso roto. Sin embargo, el veterinario sospechó que sufría una lesión en la médula espinal, que le afectaba los nervios. El veterinario le recetó un medicamento para aliviar el dolor y la inflamación de la médula espinal, pero a pesar del medicamento, Lucky seguía llorando y no podía ponerse de pie.

Preocupados por su estado, decidimos llevar a Lucky a una radiografía. El veterinario nos informó que no tenía huesos rotos, pero su lesión en la médula espinal le estaba causando mucho dolor. El veterinario le recetó un medicamento para aliviar el dolor y la inflamación de la médula espinal.

Llamamos al cachorro Lucky, y rápidamente se convirtió en parte de nuestra familia. Era un luchador y mostró un gran progreso todos los días. Intentó levantar la cabeza por su cuenta y comer. Afortunadamente, tenía buen apetito y cooperó.

No estábamos seguros de qué había pasado con su inyección la última vez, pero el lugar de la inyección tenía abscesos y supuración. Lucky aún no podía caminar, pero por lo demás estaba muy bien. Comía bien y era muy bueno tomando su medicina. El absceso aún exudaba pus, por lo que necesitábamos limpiarlo todos los días.

A medida que pasaba el tiempo, Lucky hizo más progresos. Pudo volver a mover todas sus piernas e incluso se bañó. El absceso se había secado y mostraba signos de curación. Finalmente, pudo volver a caminar.

Fue un momento de pura alegría cuando vimos a Lucky correr por primera vez desde su lesión. Lucky fue realmente un sobreviviente, y estábamos muy agradecidos de haber sido parte de su viaje. Sabíamos que estaba destinado a ser parte de nuestra familia para siempre, así que decidimos adoptarlo.

Ahora, Lucky es un perro feliz y saludable. Tiene un hogar permanente con nosotros y lo amamos más que a nada. Hoy, lo sacamos para su vacuna, y estaba tan asustado con las agujas que hasta orinó en su jaula. Pero a pesar de su miedo, Lucky siempre será nuestro pequeño milagro, y somos muy afortunados de tenerlo en nuestras vidas.

https://youtu.be/T_rSNErFB1E

Related Posts

Trả lời

Email của bạn sẽ không được hiển thị công khai. Các trường bắt buộc được đánh dấu *

© 2024 Increíble nuevo - WordPress Theme by WPEnjoy